viernes, 3 de febrero de 2017

RECONOCIMIENTOS... VIRTUALES.

Hay días en los que uno se pone a pensar. Reflexiona sobre lo importante que, en algunas ocasiones, sería recibir algún tipo de reconocimiento.

En ese momento, la mente de cualquier persona viaja hacia esos magníficos reconocimientos (placas, esculturas...) y el dinero que va asociado casi siempre. Creo yo, y esa es mi opinión, que se piensa más en el dinero.

¿Hay alguien que haya pensado en esos pequeños reconocimientos virtuales que nos hacen otros escritores, blogueros...? No, yo creo que no. 

Revisando mi Facebook esta tarde, encontré unos reconocimientos virtuales que me ha ido haciendo el poeta Armando Arzalluz Carratalá. Le he ayudado en algún momento puntual y él, agradecido, me ha hecho uno de los mejores regalos que se nos puede hacer a un escritor: un reconocimiento público. Reconocimientos por diversos motivos y de los cuales estoy muy orgulloso.

Así pues, a veces no se trata de amontonar galardones (que no digo que no esté bien), lo que estoy diciendo es que se debe volver a humanizar el mundo de la literatura. Los escritores deberían echarse una mano... pero no al cuello como suele hacerse habitualmente. Es una pena, sí, pero he contemplado peleas virtuales y descalificaciones varias para llegar a su objetivo: vender más novelas que el otro.

Bueno, aquí os dejo esos reconocimientos que tanta ilusión me hacen. Es algo que me gustaría compartir con mis lectores y ojalá que no caigan en el olvido, al menos en el mío no lo harán.

Un saludo en la distancia.    





No hay comentarios:

Publicar un comentario