domingo, 21 de febrero de 2016

8.- LA PORTADA.


La maquinaria ya se ha puesto en marcha y ahora llega uno de los momentos más delicados: La portada. Ahí, lo pensemos o no, es donde nos jugamos gran parte de nuestras oportunidades para que un lector nos lleve a casa.

Es cierto que, en muchas de las editoriales en las que el autor paga para editar su libro, tienen ya personas que se encargan de las portadas. Pero, ¿siempre le dan al escritor lo que quiere? Sinceramente, lo dudo. En mi caso, como en el de otros muchos escritores, también se encargo la editorial de la portada. De todas formas, sí hay una diferencia y grande: Fui escuchado, se me pidió opinión, ver qué es lo que buscaba y quería. 

Ser capaz de crear una portada de estilo vintage, en el que se mezcle lo actual y lo antiguo y que sea capaz de transmitir un pedacito de la historia atrapada entre las páginas de la novela, no es nada fácil.

Envié unas fotos, imágenes que creía que representaban una parte de la novela (algunos personajes, esculturas, lugares...). La encargada de realizar las portadas en Editorial Fanes, Eva Pelayo, realizó una portada con lo que le envié y con lo que le transmitía lo que había podido leer de la novela.

El resultado, podéis juzgarlo vosotros mismos:


No hay comentarios:

Publicar un comentario